La Ley Sinde-Wert es un despropósito legal

Dispares actitudes frente a la Ley Sinde-Wert

El desarrollo de novedosas formas de explotar derechos ajenos de propiedad intelectual a través de Internet ha dado lugar a una precipitada labor legislativa cuyo máximo exponente en España ha sido, hasta el momento, la denominada popularmente Ley SINDE-WERT, que actualmente está siendo objeto de estudio en el Tribunal Supremo (ver noticia: El Tribunal Supremo admite a trámite un recurso contra la Ley Sinde-Wert) y, en Estados Unidos, los proyectos de la Ley SOPA y de la Ley PIPA, actualmente suspendidos (ver noticia: SOPA y PIPA no entrarán en debate si no hay un acuerdo más amplio de lucha contra la piratería).

La norma positiva que protege los derechos de los autores y de los cesionarios de derechos de propiedad intelectual era teóricamente suficiente, pero ineficiente en la práctica para atajar las constantes infracciones que los usuarios cometen en Internet. La labor de desinformación que se ha llevado a cabo en relación a una supuesta necesidad de ánimo de lucro para que la conducta de subida, descarga o explotación de contenidos en cualquier otra forma pueda ser calificada como ilegal, que no delictiva, es encomiable y ha provocado una masiva detentación de derechos.

Ante la incapacidad de los creadores de controlar el destino de sus obras, el legislador actúa. Las nuevas formas de explotación de derechos a través de Internet, la conducta socialmente admitida de acceso a contenidos sin que medie compensación equitativa por ello y la ineficiencia del sistema procesal para atajar estos hechos de forma eficiente y la incapacidad de la administración de justicia de actuar con presteza debido a la falta de fondos, han derivado en que el legislador pergeñe una norma que permite saltarse todos los obstáculos antedichos para lograr su objetivo: proteger a toda costa los derechos de propiedad intelectual.

De esta forma, a través de la Ley Sinde y de los proyectos SOPA y PIPA no se otorga un nuevo marco teórico de protección sino que se definen procesos eficaces de protección de determinados derechos, con mínima intervención judicial y cierta desatención de los principios informadores del ordenamiento jurídico. Estos textos normativos que no cuentan con la aprobación popular tienen en común la inseguridad jurídica que genera su contenido material, la ausencia de la garantía procesal que sí aportaría un proceso judicial y graves deficiencias en su aplicación, por la dimensión internacional de Internet en relación a la soberanía de los estados y por la descoordinación de que adolecen en relación a otras normas del ordenamiento sobre las que se sustentan.

La ley Sinde es, como la SOPA y la PIPA en su caso probablemente serán, un despropósito legal, de intención loable pero deficiente proyección y articulación. Su aplicación logrará en parte su objetivo, pero a un precio que jamás debió ser pagado. Sin duda, los derechos de propiedad intelectual deben poder ser protegidos con herramientas eficaces, pero mediante normas que conserven el rigor jurídico suficiente como para que tanto el cesionario como el cedente se sientan protegidos y justamente administrados.

Con base en estas opiniones, colaboré hace unos días en la elaboración del articulo: Expertos juristas analizan el caso “Megaupload” y la validez práctica de legislaciones como la Ley Sinde como defensa de la propiedad intelectual.

Imagen copartida por Svilen Milev

Donate Dogecoins: D5D8kpTPmX27rovhPKibKUiNErhCYRra93 Whats This?

Licencia Creative Commons
Este contenido, a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution 4.0 International Licencia.

Dejar un comentario?

3 Comentarios.

  1. Buen artículo, Pablo. Aunque no sea un experto en el tema de la Ley Sinde/Wert, lo que más me preocupa es que se recorten derechos y garantías inútilmente ya que se encontrará pronto un modo de burlarla eficazmente (véase las múltiples alternativas a megaupload que han surgido). No sé, deberían fijarse en Apple, Steve Jobs, amazon y Kindle o Spotify que sí han consiguido que la gente pague por disfrutar de bienes culturales sin infringir los derechos de propiedad intelectual.

  2. Alejandra Gutiérrez

    Buenas tardes Lic. Burgueño:
    Agradezco nos comparta su artículo y análisis sobre la Ley Sinde-wert. Soy profesora en México, y este tema nos servirá de apoyo en nuestra clase de “Aspectos Legales en el Diseño”.
    Es importante implementar nuevos mecanismos para proteger nuestros derechos, sin embargo el avance desmedido de las TIC en los últimos años ha provocado que se creen algunas lagunas legales y nuestro sistema jurídico no ha logrado ser tan eficiente y eficaz como lo requiere dicho avance tecnológico.

    Saludos

Deja un comentario

Trackbacks y Pingbacks: